24 de octubre de 2007

Comment te dire adieu?

Françoise Hardy Jimmy Somerville

Montefiori Cocktail

Es creencia extendida que fue Françoise Hardy la primera que cantó este clásico, pero no es así. En realidad, es una reconstrucción del avispado Serge Gainsbourg de un oscuro tema de 1954, It Huts to Say Goodbye, interpretado por la británica Vera Lynn. El resultado de la adaptación lounge de Gainsbourg supuso crear casi una melodía nueva.

Somerville la lleva a su terreno gay-disco, y Montefiori Cocktail insiste en la vía de sofisticación lounge, desde la perspectiva de la cultura de club actual.

Technorati technorati tags:

4 comentarios:

Agata dijo...

La de Hardy es la que yo había escuchado.Me gusta.Pero la que más la de mi amigo Somerville.No sabía que Hardy no fue la primera en cantarla.Pero ahí estás tú para que lo sepamos.Besos.Y gracias por el trabajo.

pezhammer dijo...

Gracias a usted por su apoyo, joven. Como siempre, quedo a sus pies.

Agata dijo...

Anda,anda...

el zurdo dijo...

Nunca creí ver tan pegados y juntos y contiguos a dos personajes tan opuestos para mí. La musa y el antimuso. La adoración y la aversión.
Retomo un fragmento de comment enviado no hace mucho al blog de Fruno:

"Volviendo a las voces femeninas que cantan y sus males espantan, habrá quien me reproche que, si me gustan las voces de castrato [alusión a una referencia anterior al cantante de los SPARKS], seré fan de Falete o de ese Antony que tanto atormenta a Fruno. Pero no: para mí hay una distinción nítida, clara e inexorable a nivel vocal entre glam flaquito (Russell Mael, Marc Bolan, Lou Reed en sus mejores tiempos, el de FELT, el francés Cristophe...) y maricona gorda (donde incluiría a la ya mentada Ostiz -que, más que como mujer, canta como travestón voluminoso- a la par que a los antes citados o, en parte, a Morrissey -hay un punto de engolamiento en su manera de cantar que me resulta desagradable por su mariconez: no es el engolamiento crooner de Ferry o de Morrison en sus momentos más presleyanos, es otra cosa más chuecorra-). Digamos que la "pluma" pasada de peso no me gusta nada. Sin embargo, la "pluma" silfídea sí me cae bien.
(.....)
Y retomando el crucial asunto de las voces de marica gorda, se me olvidó en ese post conjurar la voz que más horrrrorrrrr me produce, más que Antony, más que Falete, más que la Ostiz y la Caballé juntas, la de Jimmy Sommerville, el hombre molécula."