21 de octubre de 2007

Tránsito al apareamiento. Cuaderno de campo para varones tercamente heterosexuales

Propuesta de plan de trabajo para el acercamiento físico con vistas a un intercambio satisfactorio de fluidos con determinados ejemplares de hembra sapiens:

  • Conocer a una mamífera sapiens neumática y susceptible de ser abordada, carnalmente hablando.
  • Invitarla al cine. No elegir ningún film polaco, iraní, en blanco y negro, o en el que en los diálogos se usen muchas palabras de más de tres sílabas. Es mejor apostar por films en los que salga Julia Roberts. Naturalmente, no le gusta la película, ya que las que ella realmente disfruta son aquellas en las que salen Julia Roberts o Brad Pitt.
  • Le obsequias un primoroso CD, con temas amorosamente seleccionados por ti entre los más refinado y florido del chill-out del mundo mundial. A ella no le gusta, porque lo que le hace vibrar de éxtasis sexual son los hits de Bisbal, Rosana y Juanes.
  • La invitas a ese recóndito resturante donde hacen el mejor carpaccio del planeta. A la hora de elegir se enfurruña y afirma categórica que de comer cosas crudas nada, que quiere unas cocretas con muchas patatas fritas y ketchup.
  • Le regalas la última novela de Saramago. Te contesta que no sabe si podrá empezar a leer ese mamotreto porque todavía está con el último de jarripotes.
  • Y así sucesivamente.

Llegados a este punto, es casi irrelevante que te beneficies o no a esa mamífera, o cuántas veces le hagas sentir el peso de tu ley. Pero, ¿y lo bien que te lo has pasado en el camino diseñando este tonto e inútil plan? Generalmente, lo nuestro con las mujeres es como el póquer. Es un estupendo juego, incluso cuando ganas.

Technorati technorati tags:

5 comentarios:

Agata dijo...

Espero que ganes a menudo.Estoy segura de ello,con el cuaderno que has creado...
Y es que como en todo,hay que ponerle ingenio.

pezhammer dijo...

Desgracidamente, no gano tan a menudo como un caballero de mi rango y criterio debería. Pero sigo divirtiéndome en los escarceos.

el zurdo dijo...

Me ha hecho gracia esta entrada porque alterno la lectura de Ellroy con un delicioso librito ilustrado que me regaló Dildo el pasado viernes, LA GUIA DE STEWIE GRIFFIN PARA DOMINAR EL MUNDO, donde (aparte de identificarme aún más si cabe con mi mini yo) hay un capítulo en el cual el bebé geopolítico da una serie de lecciones a lo profesor Higgins sobre el mismo tema de que trata esta entrada.
Espigando entre los tips y observaciones, elijo ésta, tirando a inefable, del subcapítulo COMO SABER SI TU TAMBIEN LE GUSTAS A ALGUIEN ESPECIAL:

«Si se ofrece a sujetarte la cabeza mientras vomitas por culpa del consumo excesivo de alcohol (o por tener el estómago revuelto por culpa de la aspirina infantil).»

En el mismísimo clavo. Esto sí es agudeza y sabiduría y no el Petete aquel de los 80.

pezhammer dijo...

La lucidez crítica de Family Guy en estos tiempos de corrección política mema no sólo es necesaria, sino que debería ser obligatoria.

Anónimo dijo...

Sentir el peso de la ley? :-D Eso es nuevo!!